noticia1Éstos son los datos oficiales. Así de claro, así de obvio.

Los datos se recogen desde 2009 por el Ministerio de Interior. Hablamos de violaciones consumadas (con penetración). Quedan fuera situaciones como la vivida recientemente por esta mujer en Murcia.

La peor noticia es que de cada 6 violaciones, se denuncia 1. No soy una fiera en matemáticas, pero a mí me sale que entonces, cada horas y media se viola a una mujer. ¿Qué te sale a ti?

Esto es una realidad. Esto está pasando. En nuestro país.

 

Tras más de 30 años de programas de sensibilización y asistencia a las víctimas, es una batalla que no está ni mucho menos ganada. Y muchos piensan que no es para tanto o que la violencia de género es marginal o anecdótica.

Datos confirman que ya en la adolescencia, se dan episodios de agresión sexual por parte de algunos chavales que confunden los términos de la masculinidad. Algunos agreden incluso en grupo, y lo peor es que se creen con derecho a hacerlo. Para colmo, en los últimos años se han recortado campañas de prevención en institutos, se ha perdido el apoyo institucional y se ha dejado de proporcionar este tipo de formación en las aulas.

Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas afirma que “La solución pasa por la educación, por enseñar a los jóvenes que no es que los hombres tengan un deseo irrefrenable que no pueden remediar, sino que tienen que respetar la libertad de las mujeres y que cuando una mujer dice no, es un no, ni un tal vez ni un quizá. Un no. La solución no es educarnos a nosotras en que a determinadas horas hay que coger un taxi. Es enseñar a los jóvenes que no deben violar“.

Mucho por hacer.

Si te apetece colaborar a paliar los daños de la violencia de género en nuestro país, puedes comprar nuestra camiseta solidaria aquí.

Si también quieres concienciar a tu entorno de la necesidad de cambio para asentar las bases de una sociedad de iguales, puedes seguirnos en nuestras redes sociales.

Haz tanto ruido como puedas, es hora de que nos escuchen. Gracias.