nosotrosEl pasado 20 de Enero, Donald Trump accedía a la Casa Blanca. La presidencia de los EEUU para la fanfarronería, la mala educación, el egoismo, la falta de solidaridad y sentido común. El país más influyente del mundo dirigido por un twittero levanta-muros, machista, racista y misógino.

En menos de 100 días, lanzó 59 misiles en Siria, 1 bomba gigante en Afganistán, fue investigado por el FBI, colocó a dos de sus parientes en el poder, propuso recortes sociales para pagar un muro con México y mientras se gastó 25 millones de dólares en viajes a Palm Beach.

Pero Trumphobia no es sólo miedo a Trump.

Con personajes así en el poder, ¿cómo aprenderemos a vivir en armonía y respeto? ¿Cuándo tendremos las mismas oportunidades? Mujeres, niños, niñas, migrantes, homosexuales y transexuales. ¿Cómo esperamos construir un mundo justo y equitativo para mujeres y hombres? Queda mucho por hacer y necesitamos poner consciencia y acción para solucionar muchas cosas.

Tras la crisis, el empobrecimiento de la clase media y obrera queda patente, las desigualdades campan a sus anchas, las cifras de violencia de género son abrumadoras, hay un autobús rondando España diciendo qué debe de tener cada uno entre sus piernas y, lo que es peor, en su corazón.

Da más que miedo.

Pura Phobia.

Pero el miedo sirve para algo. Sirve como motor de cambio.

De ahí, nace TRUMPHOBIA.

 

Soy diseñadora de moda.

Puede parecer frívolo. Pero no lo es.

Todas las personas nos vestimos. Decimos mucho con lo que llevamos; igual que lo decimos con nuestra cara, con nuestra voz, con nuestras manos y con nuestras acciones.

Ésta es mi aportación.

Creo esta camiseta con un mensaje. Busco generar conciencia y ganas de establecer las bases que nos conduzcan a una perspectiva de futuro más equitativa y más igualitaria.

Ésto es TRUMPHOBIA.

La vida empieza cuando acaba el miedo. Oysho